Acusan que Rusia mató a cientos de civiles con armas prohibidas en Járkov, Ucrania 

Redacción
2022-06-13

Amnistía Internacional acusa que el uso, entre otras cosas, de bombas de racimo en barrios residenciales de Járkov, los cual se traduce en una flagrante violación en el derecho internacional humanitario

 


https://laopinion.com

 

La organización Amnistía Internacional (AI) reveló que el uso indiscriminado por Rusia de armamento prohibido como bombas de racimo ha causado la muerte a cientos de civiles en la ciudad ucraniana de Járkov.

 

Según la ONG, desde el comienzo de su invasión de Ucrania en febrero de 2022, las fuerzas rusas lanzaron una campaña implacable de bombardeos indiscriminados contra Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania. Bombardearon barrios residenciales casi a diario, matando e hiriendo a cientos de civiles y causando una destrucción total, a menudo utilizando municiones de racimo ampliamente prohibidas.

 

Ahora en su informe Anyone can die at any time (Cualquiera puede morir en cualquier momento, en español) la organización acusa a las tropas rusas de bombardear indiscriminadamente barrios residenciales de Járkov con cohetes que por su naturaleza tienen escasa precisión para alcanzar objetivos determinados.

 

Los investigadores de AI hallaron pruebas del uso reiterado de municiones de racimo 9N210 y 9N235, así como de minas dispersables, prohibidas todas ellas por los tratados internacionales.

 

“La población de Járkov se ha enfrentado a incesantes bombardeos indiscriminados en los últimos meses, que han matado y herido a cientos de civiles”, dijo en un comunicado Donatella Rovera, asesora general sobre respuesta a las crisis de Amnistía Internacional.

 

“Las fuerzas rusas responsables de estos terribles ataques deben rendir cuentas por sus acciones, y las víctimas y sus familias deben recibir una reparación completa“, señaló la responsable de AI.

 

El bombardeo de Járkov comenzó el 24 de febrero, al mismo tiempo que la invasión rusa de Ucrania, aunque el Ejército ruso cejó a mediados de mayo en sus intentos por controlar la ciudad, donde más de un millón y medio de personas vivían al comienzo de la guerra.

 

Los barrios residenciales del norte y del este de la ciudad han sido los más afectados por los bombardeos.

 

Según el director del departamento médico de la administración militar regional de Járkov, desde que comenzó el conflicto en la región de Járkov habían muerto 606 civiles y otros 1.248 habían resultado heridos.

 

Amnistía recuerda que, pese a que Rusia no es signataria de la Convención sobre Municiones en Racimo o la Convención sobre la Prohibición de las Minas Antipersonal, está sujeta al derecho internacional humanitario, que prohíbe los ataques indiscriminados.

Comentarios sobre esta nota

Opiniones sobre esta nota