EE.UU. le asesta uno de los golpes más duros al régimen de Maduro 

Redacción
2021-09-13

La extradición del testaferro Álex Saab y el exjefe de espías Hugo Carvajal es inminente

 


https://www.abc.es


Según dicen fuentes diplomáticas a ABC, se les ofrecerá reducción de penas si ofrecen información valiosa

 

Finalmente, tras meses de requerimientos y complicadas gestiones diplomáticas, la Fiscalía estadounidense se dispone a asestarle un durísimo golpe al régimen chavista. Son inminentes dos extradiciones iniciadas durante la Administración Trump, desde Cabo Verde y España, que traerán a cárceles estadounidenses a dos de las personas que más información tienen sobre Nicolás Maduro, su círculo más cercano y sus negocios ilícitos, dentro y fuera de Venezuela. Ambos casos están judicializados, pero, según fuentes diplomáticas, la Fiscalía puede ofrecer reducciones de penas máximas si ambos, el exjefe de espías del chavismo, Hugo Carvajal, y el testaferro de Maduro, Álex Saab, colaboran con la justicia norteamericana y ofrecen «información útil».

 

Para la fiscalía de EE.UU., el caso de Saab es el más valioso y un ejemplo a seguir de cara a futuro. El martes, el Tribunal Constitucional de Cabo Verde confirmó la constitucionalidad de la detención y extradición de este empresario, que ya ha dicho que no traicionará a Maduro. Saab fue arrestado en Cabo Verde el 12 de junio de 2020, requerido por lavado de dinero y ser supuestamente nodo central en una compleja red de narcotráfico y fraude con contratas públicas ayuda gubernamental. Una demanda de la Fiscalía de 2019, ante un juzgado de Nueva York, acusa directamente a Saab de conspirar para apoyar materialmente a Hezbolá, la milicia libanesa con lazos con Iran acusada por EE.UU. de terrorismo.

Está también en busca y captura por ocho cargos de soborno y lavado de dinero en Florida al canalizar más de 350 millones de dólares (295 millones de euros) a cuentas en el extranjero, incluido EE.UU.

 

Ahora, las agencias federales norteamericanas amasan también pruebas sobre sus lazos con Irán. Esas otras investigaciones de EE.UU., más recientes, acusan al empresario, nacido en Colombia pero afincado en Venezuela antes de su arresto, de servir de intermediario de Maduro para sortear sanciones al crudo.

 

El empresario tuvo su primer contrato con el régimen chavista en 2011, al hacerse cargo de la construcción de viviendas de bajo coste por 685 millones de dólares. Ese contrato le permitió a Saab, según la Fiscalía norteamericana, establecer toda una operación de lavado de dinero tras lograr una tasa de cambio muy ventajosa por parte del Gobierno de Venezuela.

 

El nombre de Saab también apareció en los llamados Papeles de Panamá, ya que según esos documentos utilizó los servicios de la firma Mossack Fonseca para establecer entre otras las empresas opacas Seafire Foundation, Lintel Overseas y P I Proment International Sociedad Anónima Kingstone Team Inc.

Comentarios sobre esta nota

Opiniones sobre esta nota