Atraviesa San Carlos por crisis económica

http://www.elimparcial.com
2020-06-29

La contingencia sanitaria no les ha permitido trabajar al 100% a los prestadores de servicios turísticos.

San Carlos Nuevo Guaymas, Sonora.- 

Más de 200 millones de pesos han dejado de ganar los prestadores de servicios turísticos en San Carlos Nuevo Guaymas, por la contingencia sanitaria de Covid-19 y las normas implementadas desde el mes de marzo, según cifras de los últimos años del periodo Semana Santa-Inicio del verano.

Luego de 102 días sin trabajar al 100% los hoteles, restaurantes, puestos fijos, ambulantes, y la flota de yates de renta totalmente detenida, los propietarios de cada uno de los negocios han tenido que sacarlos del agua para reducir costos, recurrir a préstamos o gastar parte de sus ahorros para salir adelante.


En marzo al iniciar la pandemia por coronavirus, las autoridades de salud ordenaron sellar el acceso al destino turístico con la fuerza pública, lo que impidió que los prestadores turísticos en general se mantuvieran con ventas locales.

Ante esta situación, los hoteles y la mayoría de los restaurantes optaron por cerrar unas semanas, hasta que nuevamente se permitió el acceso a residentes de Guaymas, Empalme, Hermosillo y otros Municipios de Sonora.

Hoy en día, hay restaurantes que todavía están cerrados como el Embarcadero, y la mayoría de las hosterías operan de un 15 a un 20% de su capacidad máxima, como marcan los protocolos sanitarios.

El acceso a las playas y mirador escénico de San Carlos fue restringido por policías municipales y estatales, y desde hace poco más de un mes colocaron barricadas de tierra en las entradas a los balnearios para impedir el paso a los bañistas.

La semana pasada abrieron las puertas en el mirador escénico con acceso controlado, donde cada uno de los visitantes que ingresan deben portar cubrebocas y su permanencia debe ser hasta 30 minutos, para darle oportunidad a que acudan más personas.

PARADA FLOTA TURÍSTICA

Los capitanes propietarios de los 95 yates de renta que hay en San Carlos, cumplieron 102 días sin trabajar por las restricciones que mantiene la Capitanía de Puerto en la bahía, como parte de las medidas sanitarias para evitar contagios de Covid-19.

El tesorero de la Unión de Prestadores de Servicios Turísticos, Raúl Cervantes Rivera, señaló que les urge reactivar la flota turística en el destino para generar ingresos que les permita pagar las deudas que han adquirido.

Indicó que mientras pudieron, les pagaron los sueldos a sus trabajadores, pero al alargarse la cuarentena se quedaron en ceros, sin poder solventar gastos, por lo que optaron por buscar apoyo con extranjeros y mexicanos, quienes accedieron a reunir despensa para entregárselas.

El gobierno, dijo, les entregó hace unas semanas 25 mil pesos para hacerle frente a la contingencia sanitaria, pero eso sólo les alcanzó para darle mantenimiento a los buques, mientras que la deuda por mantener sus barcos en la marina San Carlos hoy día es de 60 mil pesos.

Le pedimos a la gobernadora (Claudia Pavlovich Arellano) que nos dé el apoyo lo más pronto posible, que reabran, porque la situación económica verdaderamente (es mala), somos alrededor de 95 barcos de renta, prestadores de servicios, unas 200 personas que trabajan directamente, más los indirectos”, externó.

En las décadas que tiene como prestador de servicios, dijo, nunca antes había enfrentado una crisis económica como la de ahora, la cual se agudizó más, al cancelarse la celebración de la Semana Santa, que es considerada una de las mejores épocas del año.

Aseguró que los capitanes y marineros están en la mejor disposición de trabajar bajo los protocolos sanitarios que les indiquen para reactivar los paseos en yates por la bahía de San Carlos y la pesca deportiva.

SIN CLIENTES

Las autoridades sanitarias les autorizaron mantener las puertas abiertas a los propietarios de restaurantes, pero por más de dos meses impidieron el paso de las personas que no eran residentes de San Carlos, aun cuando el destino depende de clientes de Guaymas.

La gerente del restaurante-bar La Cervecería Artesanal Marvida, María Juárez, subrayó que en el tiempo que los retenes mantuvieron cerrado el paso al destino turístico, el local ofreció servicio de “ordene y recoge” con tres o cuatro clientes por día.

Con esos clientes, indicó, no les alcanzó para pagar los gastos de Seguro Social de los cinco empleados, nómina, energía eléctrica y otros que no se suspendieron a pesar de las bajas ventas que registraron.

“Nos dieron luz verde con eso del servicio para llevar de ordene y recoge, pero pues nos tenían el retén y no dejaban pasar gente, entonces prácticamente nos salió igual como si estuvieran cerrados al 100%”, puntualizó.

El restaurante hace unos días, instaló algunas mesas en su interior y exterior, guardando la sana distancia para ofrecer el servicio en el establecimiento, como lo han hecho el resto de los agremiados tanto en Guaymas como en San Carlos.

“Ahorita ya abrimos con pocas mesas, con poca capacidad, con todas las normas que se nos solicitaron, pero cada vez va agarrando un poco más de ‘aviada’, pero si le falta bastante para solventar los gastos”, resaltó.

Y aunque la Semana Santa se les fue de las manos, y ya está activa la temporada de verano, las cuales son consideradas para los prestadores de servicios turísticos las mejores épocas del año, dijo, no pierden la esperanza de que esto va a mejorar pronto.

ESPERAN ORDEN

En espera de la orden para abrir las playas en San Carlos Nuevo Guaymas, se encuentran autoridades de la comisaría y prestadores de servicios turísticos, para que se reactive la economía.

El comisario en San Carlos Nuevo Guaymas, Jesús Enrique Gámez Pérez, señaló que de un momento a otro le darán luz verde sobre la reapertura de balnearios en el destino turístico.

Indicó que esta orden que se dará de un momento a otro, estaría acompañada de la apertura de la bahía por parte de la Capitanía de Puerto, para que los yates de renta puedan prestar sus servicios a los vacacionistas.

Mientras tanto, dijo, el mirador escénico ya está abierto al público en general, pero los asistentes deben seguir protocolo sanitario para poder ingresar, que consiste en el uso de cubrebocas, gel antibacterial y su permanencia hasta por 30 minutos.

“Tengo esperanzas de que en el transcurso del día (viernes) nos den respuesta positiva para abrir las playas, de hecho se habla de que la Capitanía de Puerto daría permisos a los yates de trabajar, estamos esperando información”, externó.

Comentarios sobre esta nota

Opiniones sobre esta nota